lunes, 10 de julio de 2017

Mala sine cortica bona cum cortica meliora

[ Las manzanas sin piel son buenas, con piel son mejores ]

“Ser una mujer es tener piel de mujer, dos cromosomas X y la capacidad de concebir y alimentar a las crías que engendra el macho de la especie. Y nada más, porque todo lo demás es cultura.”

Almudena Grandes



Comienzo de semana con un clásico de la fotografía, el francés Fernand Fonssagrives (1910 – 2003), uno de los primeros y más grandes exponentes de la "beauty photography" en la década de 1940.


Su obra más memorable traza la relación única que tuvo con su primera esposa, la legendaria modelo Lisa Fonssagrives (originalmente bailarina y el amor de la juventud de Fernand, que luego se casó con el gran Irving Penn).


Lisa de hecho fue la responsable de que Fonssagrives cogiera  una cámara, ya que ella le regaló una Rollieflex, después de que su propia carrera en la danza terminase debido a una lesión en un  salto.


Ésta se convirtió, según dijo el fotógrafo en “parte de mi cuerpo”. La forma elegante y escultórica de Lisa era una inspiración constante para Fonssagrives: tanto si la fotografiaba al aire libre, en un estudio, o experimentando con su cuerpo envuelto en sombras para definir los contornos del cuerpo humano.


Desafortunadamente, sus carreras divergieron y el matrimonio terminó; Lisa era el epítome de la moda, y aunque Fonssagrives trabajó para la industria y para revistas como Vogue, Harpers Bazaar y Town & Country, empezó a odiar ese mundo y la comercialización de su trabajo.


Para recuperar su libertad creativa tras desilusionarse con la fotografía publicitaria, se trasladó a España, donde se dedicó a esculpir y recuperó su independencia creativa.


10 comentarios :

  1. Son bellísimas. Conocía alguna imagen pero no sabía de quién era.
    Besos.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy...! ¿Verdad que si?
      Semana complicada, espero que feliz también.

      Besos.

      Eliminar
  2. El fotógrafo de la belleza.
    Sus fotografía son sublimes. Elegantes, evocadoras, bellas.

    A algún que otro fotógrafo le pasó lo mismo, acabó odiando el mercantilismo que le restaba independencia creativa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como Emmanuel Radnitzky, aunque lo suyo era el surrealismo y el avant-garde.

      Beso (de regreso).

      Eliminar
    2. Un estilo muy diferente. Pero unos "valores" en cuanto al arte muy parecidos.

      Me devuelves el beso? Interesante

      Eliminar
  3. Interesante y bonito.
    Gracias por mostrar.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  4. Para mis ojos, Lisa brilla más con Penn que con Fonssagrives, Lisa eligió bien.

    ResponderEliminar