miércoles, 5 de julio de 2017

Bene curris, sed extra viam

[ Corres bien, pero fuera del camino ]

San Agustín



Después de unos tiempos de revueltas aguas que no retoman su cauce, viene siendo ya hora de vivir un periodo de tranquilidad y reflexión.


Es muy importante deliberar para saber dónde quiere ir uno y cómo hacerlo. No podemos prever cuál va a ser el camino preciso, tan solo una idea de por dónde queremos ir.

Y está muy bien el ponerlo sobre un papel que nos permita entender cuál es nuestro norte. Si lo conseguimos habremos dado un paso de gigante.

Se trata de exponer esa estrategia lo más concretamente posible, y ponerse a andar. Y revisar esa idea regularmente para contrastar si hay que retocarla.

Hay un libro maravilloso de Seth Godin ("Salir del abismo", 2008, Editorial Granica) que nos dice que abandonar una idea no exitosa no es ningún fracaso. El fracaso está en seguir y seguir con una idea que no funciona.

Hay también un proverbio árabe que dice: “Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate en un espejo”.

Autor: Ignacio Segovia

6 comentarios :

  1. Correr no corro, pero me encanta de vez en cuando salirme del camino, suelo descubrir "paisajes" muy interesantes, a veces, mejores que los que me muestran el camino que me he marcado.

    Está bien pararse, pensar y hacer caso de la famosa frase del frontispicio del templo de Apolo en Delfos: "conócete a ti mismo" para no solo saber quién eres sino qué puedes llegar a ser y realizar.
    Quizá sabiendo esto es más fácil marcarse por donde queremos ir.

    Pero esto para el común y normal de los mortales, para aquellos inteligentes seres que saben lo que se necesita para trazar un buen camino.
    Para seres caóticos, como yo, la cosa ya no funciona tan bien, conocemos la teoría a la perfección y la práctica a veces sí, a veces no. En mi caso que soy fiel reflejo de la teoría del caos -incluso creo que soy la propia teoría del caos- pues ya la cosa cambia.

    Un beso

    *Aunque por la chapa que te acabo de dejar aquí te merecerías mínimo beso y medio-

    ResponderEliminar
  2. Lo guardas todo, eh?
    Me sorprendes... O tal vez solo es casualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ex Nihilo, Nihil fit.
      Parménides de Elea

      La casualidad existe, la causalidad mucho más.

      Beso.

      Eliminar
  3. Estoy completamente de acuerdo.
    Las metas limitan. Siempre lo he dicho.
    Abortar una operación, un reto... no es fracaso. Es acumular una experiencia y empezar con vitalidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las metas no limitan, la testarudez si.
      Lo mismo la ceguera.

      Dos besos.

      Eliminar
  4. El pobre Einstein se murió sin conseguir una ley que unificara las fuerzas y mira que todos sus profesores y amistades, se lo decían, gente sin lugar a dudas suficientemente cualificada para decirle lo que es capaz de llevar a las costillas un camello.
    De la misma manera, durante la edad media brillante piélago de ciencia y descubrimientos, uno tras otro iban muriendo sabios por las emanaciones sulfurosas y de mercurio tras la búsqueda de la piedra filosofal, e iban escribiendo en sus cuadernos, "No seas camello y continua mi obra", Yo mismamente podría ser un alma con certero y preciso fin en busca de la piedra filosofal, atraida por todo lo que no tiene ningun valor. En fin. Solo puedo decir que los camellos pueden disfrutar el camino sin sed.

    Kissss y Kissss

    ResponderEliminar