jueves, 1 de junio de 2017

A barba stulti discit tonsor

[ Con la barba del necio aprende el barbero  /
En barba del necio aprenden todos a rapar ]




Hay vellos de esos que no pasan desapercibidos. Por su aspecto, por su personalidad, por su forma de llenar el espacio. No se trata de una grave falta de ortografía, hablamos de vellos bellos. En los cinco continentes existen personajes cuya importancia está bien asociada a su manera de no cortarse ni un pelo. Barbas, bigotes, patillas y entrecejos que marcan la historia de ciudades, países y continentes enteros.

J.E. Duarte, en su  libro Sentencias de sabiduría (1941) reproducía esa vieja frase en latín que decía “A barba stulti discit tonsor”. Por esa misma razón, a los que vienen a continuación nadie pudo raparles nada. A continuación algunas de las más importantes pelusas de este lado del Atlántico:


Pocas hebras de pelo así de finas alcanzaron la relevancia que le dio a las suyas Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, alias Cantinflas (2011-1993). El humorista mexicano protagonizó cerca de un centenar de películas camuflado detrás del minúsculo bigote que enmarcó los monólogos más caóticos del celuloide hispano.


Sin duda México es el país americano que más bigotes ilustres ha dado. Algunos, verdaderos símbolos de resistencia. Los militares-campesinos José Doroteo Arango Arámbula (1878-1923), más conocido como Pancho Villa, y Emiliano Zapata (1879-1919), sostuvieron en la cara los tupidos pelos que sustentaron la Revolución Mexicana. Sin duda, las púas que empujaban hacia delante al Ejército Libertador del Sur.

Hay muchas barbas, sí. Pero siendo puntillosos, hay tres que se llevan por goleada la importancia, el reconocimiento y el glamour de todo el continente. Si nos ponemos de Guerra Fría, ganan los rojos dos a uno.


Fidel Castro porta una de esas que a nadie en la Tierra le ha pasado desapercibida.  Tupida, cerrada, legendaria. Un día el líder cubano dijo: “Mi barba significa muchas cosas para mi país. Cuando hayamos cumplido nuestra promesa de un buen gobierno, me afeitaré la barba”. 


Para hacer el empate los vecinos del norte suman al marcador de ilustres barbudos su barba más querida, la de Abraham Lincoln (1809-1865). Era tan barba, tan barba la del decimosexto presidente de los Estados Unidos que hasta le faltaba el bigote.


Por supuesto los marxistas tenían su as en la manga para hacer el 2-1 a la arrogancia ‘barbil’ norteamericana. El argentino-cubano Ernesto Guevara, el Ché (1928-1967), lució el ejemplo más despoblado, conocido y evocador que nunca haya decorado una cara. 


El entrecejo más ilustre del mundo. ¿Quién dijo que el vello facial era cosa de hombres? Jamás habrá nadie que pueda presumir de haberle dado tanta  personalidad a un bigote y un entrecejo como la artista mexicana Frida Kahlo. Pelos en la cara con aspecto de oda a la transgresión y con longitud suficiente como para liderar el movimiento feminista mexicano.  Tan orgullosa estaba de su decoración facial, que hasta exageraba la cantidad de sus vellos en los autorretratos.


En definitiva, que para el viejo mundo se quedan los ilustres vellos aliñados o desaliñados de tipos como Salvador Dalí, Freddy Mercury, Nietzsche, Karl Marx, Adolf Hitler, Bakunin, Charles Chaplin y hasta el mismísimo Vicente del Bosque. En la antigua América barbilampiña, con un tijeretazo aquí y otra allá, construimos nuestra propia historia del pelo.





8 comentarios :

  1. Ostras, como lo he disfrutado niño, me encantó.
    Thanks, hasta me dan ganas de anular la cita de mañana, jajaja.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asumo que también te ha gustado "Barba tenus sapientes"
      http://syderavisusphilos.blogspot.com.ar/2017/06/barba-tenus-sapientes.html
      ¿Acudiste a cita u optaste por faltazo?

      Beso.

      Eliminar
    2. Soy una esclava, y al Amo le gusta bien depiladita, fui.

      Eliminar
  2. En un hombre puede ser Arte.
    En una mujer, un grave problema.

    Pero para algunas cosas, un hombre con una barba es tremendo... Le aporta personalidad incluso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Si hablamos de vello, estoy mas por Bruce Springsteen.

      Eliminar