miércoles, 31 de mayo de 2017

Alea jacta est

[ La suerte esta echada ]


Ponte della Vittoria, Rocca d'Arsiè, Italia

La vida, el futuro, es un cruce de caminos 
y siempre hay más de una elección.

Antonia J. Corrales
"En un rincón del alma"


Alea jacta est (también escrito Alea iacta est o Allea jacta est) es una locución latina de uso actual que significa se echó el dado, el dado fue echado o la suerte está lanzada o, más propiamente en español, la suerte está echada. 

Es una expresión atribuida, por Gaius Suetonius Tranquillus [Suetonio], a Gaius Iulius Caesar [Julio César] en el momento que este cruzara el río Rubico [Rubicón] en el norte de Italia, límite entre Italia y la Gallia Cisalpina [Galia], provincia que le había asignado el Senado romano. Es posible que en la obra de Suetonius intitulada Vida de los 12 Césares éste incluía esta muy citada frase célebre.

Mediante este paso se rebeló contra la autoridad del Senado y dio comienzo a la larga guerra civil contra Gnaeus Pompeius Magnus [Pompeyo] y los optimātes [optimates, "los hombres excelentes"]. Según algunas versiones, en lugar del participio pasivo «jacta», César usó el imperativo «jaci»: ¡echad! (la suerte).

Fuente: Wikipedia.org

martes, 30 de mayo de 2017

Venia dignus est humanus error

[ Cada error humano merece el perdón ]

- Titus Livius Patavinus -
Historiarum. Ab urbe condita.  
SENTENTIÆ.




Durante las guerras samnitas, cuando el dictador Lucius Papirius Cursor dejó el ejército para regresar a Roma a fin de renovar los auspicios, su "magister equitum" [jefe de caballería] Quintus Fabius Maximus Rullianus se quedó para ocupar su puesto de comandante, pero con la orden expresa de evitar cualquier enfrentamiento con el enemigo durante la ausencia del dictador.
Viendo una oportunidad favorable, Fabius se dejó arrastrar a una batalla con los samnitas logrando una importante y atrevida victoria cerca de un lugar llamado Imbrinium o Imbrivium
Sin embargo, actuó en contra de las órdenes del dictador, que se enfadó tanto con su subordinado que reclamó al Senado la muerte del comandante por haberle desobedecido, pero este escapó a Roma donde tanto el Senado y el pueblo intercedieron en su nombre. 
Titus Livius describe en Ab urbe condita (VIII, 35) una tensa escena en la que Papirius se encuentra solo frente al Senado y al pueblo, que apoyan a Fabius por haber logrado la victoria, pero que no desean minar la autoridad absoluta que previamente habían otorgado al dictador. 
Finalmente, Fabio se arrojó a los pies del dictador, rogando el perdón, perdón que le fue concedido. La sabia decisión del dictador queda plasmada en la epitome.

Fuente: Epitome (Periochae) Libri Octavi Liviani, Lucius Annaeus Florus.



SENTENTIÆ
Ad mores, ad civilem militaremque prudentiam pertinentes, 
è Livio excerptæ. E. Error.

lunes, 29 de mayo de 2017

Cuiusvis hominis est errare: nullius nisi insipientis, in errore perseverare

[ Errar es propio de cualquier hombre, 
pero sólo del ignorante perseverar en el error ]
 
- Marcus Tullius Cicero - 
Filípica XII, 5. (*)




La sabiduría viene con la edad, se hace carne en las cicatrices de aquellos que nos han precedido en la vida y culmina muchas veces codificada en forma de refranero.

Más de uno recordara aquello de que perdón sólo se le pide a Dios. Yo, ateo como soy, no lo pido ni pretendo se me pida.

De acuerdo con el dicho «Venia dignus est humanus error» [Titus Livius, Historias, VIII, 35], soy de disculpar como espero se me disculpe a mí. Aunque, ya sea por bendición o maldición, soy tan olvidadizo que supero mas veces de las debidas las afrentas recibidas. Pero, no se confíen, si la herida es muy grande, no doy otra oportunidad.


(*) Cicerón tituló el conjunto de catorce discursos que pronunció contra Marco Antonio "Filípicas", denominación de cuatro discursos patrióticos que Demóstenes, el orador ático al que tanto admiraba, dirigió contra Filipo II, rey de Macedonia, porque advertía semejanzas y paralelismos en ambos contextos. Tras el asesinato de César en el 44 a.C. (que Cicerón celebró porque detestaba la tiranía cesarista, opuesta a sus valores republicanos), y después de unos meses de incertidumbres acerca de los posicionamientos de los principales actores en la política romana, Cicerón encabezó el partido senatorial (diezmado a causa de las luchas civiles), y se enfrentó a su enemigo Marco Antonio, el hombre que había intentado hacer rey a César y que se perfilaba ya como nuevo dictador, en la serie de las catorce Filípicas. En ellas Cicerón critica las actuaciones de Marco Antonio y logra que el Senado, tras intentar una salida negociada al conflicto entre éste y Décimo Bruto (negociación a la que Cicerón se opuso), termine poniéndose en contra de Antonio, quien es derrotado en Módena y declarado «enemigo de Roma». Pero con la formación del Segundo Triunvirato entre Octaviano, Lépido y Antonio y la rehabilitación política de este último, las Filípicas terminarán por costarle a Cicerón la vida: Marco Antonio ordena su ejecución, y que su cabeza y sus manos, que han escrito las Filípicas, sean expuestas en el Foro. 

martes, 16 de mayo de 2017

Nimium ne crede colori

 [ No confíes mucho en los colores ]



"Nuestros antepasados consideraban a la mujer, a la manera de los objetos de laca de oro en polvo o de nácar, como un ser inseparable de la oscuridad,  y hasta donde fuese posible, se esforzaban en sumergirla por completo en la sombra; de ahí las largas mangas, los largos vestidos que eclipsaban las manos y los pies, de tal manera que la única parte a la vista, es decir,  la cabeza y el cuello, estaban investidas de una importancia embriagadora".



"En Occidente, el más poderoso aliado de la belleza fue siempre la luz; en la estética tradicional japonesa lo esencial está en captar el enigma de la sombra. Lo bello no es una sustancia en sí sino un juego de claroscuros producido por la yuxtaposición de las diferentes sustancias que va formando el juego sutil de las modulaciones de la sombra. 
 
 
 
Lo mismo que una piedra fosforescente en la oscuridad pierde toda su fascinante sensación de joya preciosa si fuera expuesta a plena luz, la belleza pierde toda su existencia si se suprimen los efectos de la sombra".

Junichiro Tanikazi
El Elogio de la Sombra

jueves, 11 de mayo de 2017

Res salsa est bene olere

[ Es cosa sabrosa oler bien (*) ]

- Marcus Valerius Martialis -



La locura es tan sólo un puente estrecho
Las orillas son el instinto y la razón
Yo subo hacia ti

La huella es fresca y en el puente
Gotea el sudor, tu sangre caliente
No te veo, sólo te huelo
Te siento

Te percibo desde muy lejos
Hueles tan bien... Voy detrás de ti
Hueles tan bien... Te encuentro
Tan bien... Hueles tan bien
Ahora te tengo

Yo espero hasta que esté obscuro
Entonces toco la húmeda piel
No me traiciones
Oh tú ¿no ves el puente arder?

Tú hueles tan bien... Voy detrás de ti
Yo te encuentro... Tan bien...!!
Yo subo hacia ti... Enseguida te tengo
Hueles tan bien...
Hueles tan bien.
Tema: Du riechst so gut
Artista: Rammstein
Álbum: Herzeleid




(*) La cita es parte del siguiente texto:

Unguentum (1) fateor, bonum dedisti; convivis here, sed nihil scidisti.
Res salsa est bene olere et esurire. Qui non cenat et unguitur,
Fabulle, hic vere mihi mortuus videtur.

[Lo admito,  buen perfume diste ayer a tus invitados, pero no serviste nada.
¡Es cosa sabrosa oler bien y pasar hambre! El que no cena y se maquilla,
Fabulo, más bien parece... un cadáver. ]

Marcial (3,12)

(1) Unguentum,-i': 'perfume'. Era costumbre servir perfumes en las cenas.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Noverim me, noverim te

[ Dejame conocerme, dejame conocerte ]

San Agustín -
Soliloquios, II, 1, 1




E ti diranno che sei cambiata.
Intanto tu,
sorriderai pensando che in realtà
non ti hanno mai conosciuta.

[ Y te dirán que has cambiado. 
Mientras tú, 
sonreirás pensando que en realidad 
nunca te han conocido ]

- Chiarasandra Trevisan - 

martes, 9 de mayo de 2017

Do ut des, do ut facias, facio ut facias, facio ut des

[ Doy para que des, doy para que hagas, 
hago para que hagas, hago para que des (*) ]




Yo no quiero prometerte,
quiero darte sin compromisos ni pactos,
ponerte en la palma de la mano
el deseo que caiga de tu boca sin espera,
ser tu aquí y ahora.
Yo no quiero que me eches de menos,
quiero que me pienses tanto,
que no sepas lo que es tenerme ausente.
Yo no quiero ser tuyo ni que tú seas mía,
quiero que pudiendo ser con cualquiera
nos resulte más fácil ser con nosotros.
Yo no quiero quitarte el frío,
quiero darte motivos para que cuando lo tengas
pienses en mi cara y se te llene el pelo de flores.
Yo no quiero viernes por la noche,
quiero llenarte la semana entera de domingos
y que pienses que todos los días son fiesta
y están de oferta para ti.
Yo no quiero
tener que estar a tu lado para no faltarte,
quiero que cuando creas que no tienes nada
te dejes caer, y notes mis manos en tu espalda
sujetando los precipicios que te acechen,
y te pongas de pie sobre los míos
para bailar de puntillas en el cementerio
y reírnos juntos de la muerte.
Yo no quiero que me necesites,
quiero que cuentes conmigo hasta el infinito
y que el más allá una tu casa y la mía.
Yo no quiero hacerte feliz,
quiero darte mis lágrimas cuando quieras llorar
y hacerlo contigo,
regalarte un espejo
cuando pidas un motivo para sonreír,
adelantarme al estallido de tus carcajadas
cuando la risa invada tu pecho,
invadirlo yo cuando la pena atore tus ojos.

- Elvira Sastre - 


(*) Los contratos innominados, esto es, sin nombre especial, se caracterizaban en la antigua Roma del siguiente modo: "do ut des" (te doy para que me des); "do ut facias" (te doy para que me hagas); "facio ut des" (te hago para que me des), y "facio ut facias" (te hago para que me hagas).
Fuente: Orgaz, Arturo, Diccionario de Derecho y Ciencias Sociales, 1961, p. 129.


viernes, 5 de mayo de 2017

Aut viam inveniam aut faciam

 [ Encontraré un camino 
o haré uno ]

- Hannibal Barqa - 

 


Por qué... te quedás en Vía Muerta?
Por qué... te quedás en la puerta?
No se por que... vas... hacia ese lugar,
donde todos han descarrilado.
Por qué... no te animás... a despegar?
¡Yo te digo por qué!
te quedás en Vía Muerta,
por que... te quedás en la puerta.
No se por qué... vas... hacia ese lugar,
donde todos han descarrilado.
Por qué... no te animás... a despegar?
¡Yo te digo por qué!

Tema: No te animas a despegar
Artista: Charly García
Interprete: María Gabriela Epumer
Álbum: Piano Bar




Cuando te encuentres perdid@, cansad@, incluso hastiad@, evita la inercia que lleva hacia ese lugar donde muchos han descarrilado. Encuentra tu camino o hazte uno, atrevete, descubre(te), redescubre(te), abandona(te), transforma(te), renueva(te), vive y goza!

«Aut viam inveniam aut faciam» es un proverbio latino comúnmente atribuido a Hannibal en respuesta a sus generales que habían declarado que era imposible cruzar los Alpes con elefantes.

Hannibal Barqa (en fenicio, Hanni-baʾal —que significa «quien goza del favor de Baal»— y Barqa —«rayo»—), conocido generalmente como Aníbal, nacido en el 247 a. C. en Cartago (al norte de Túnez) y fallecido en el 183 a. C. en Bitinia (cerca de Bursa, Turquía), fue un general y estadista cartaginés considerado como uno de los más grandes estrategas militares de la historia.




jueves, 4 de mayo de 2017

Servus Copiditatum

[ Esclavos de las pasiones ]


¡Esta vez! por fin la prisión,
te va a gustar.
El reo semental, se va a licuar,
esta prisión.


¡Gatas lindas, sirenas llenas!
¡Camisa apretada,
pezón radioactivo!
¡Reclamando el botín,
para la prisión!,
del Dios-prisión, feliz-prisión...
del Dios... Barbazul...!
esta prisión.

Tu aullido,
esta vez,
¡quiera Dios, no se va a oír!
en la prisión.


 ¡Puede la virgen labial brillar!
¡En risas pillas, manzanas firmes!
De viejas feas, como monos,
¡¡Puaj!!
De antiguas lobas-pulpas,
que reviven, el amor...
¡letal!
de esta prisión.

Tema: Barbazul versus el amor letal
Artista: Patricio Rey y Los Redonditos de Ricota
Álbum:  Gulp!

"Barbazul versus el amor letal es un mundo donde hay una especie de pugna entre unas mujeres actualizadísimas —con pezones radioactivos— y un dios prisión(ero), feliz prisión. Es como que aparece la gloria de lo femenino: “sonrisas pillas, manzanas firmes” (...) Y también habla del límite de esa gloria, ya cuando “viejas feas como monos” manejan todo. Pero es importante decir que las canciones son pura forma —que es la música— y casi pura forma —que es la poesía—, aunque en esta última instancia la poesía inevitablemente dice algo, pero eso recién se completa –en el caso mío, que soy también cantante- con una gestualidad que muchas veces le agrega un rasgo de ironía. Si a una frase que parece medio fascistoide le agregas un ademán medio homosexual, cambia la cosa".
Carlos Alberto "Indio" Solari

miércoles, 3 de mayo de 2017

Omnia tempus habent

[ Todas las cosas tienen su tiempo ]


[ Aún esta oscura la noche ] (*)

Hay un momento para todo 
y un tiempo para cada cosa bajo el sol:
un tiempo para nacer y un tiempo para morir,
un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado;
un tiempo para matar y un tiempo para curar,
un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;
un tiempo para llorar y un tiempo para reír,
un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;
un tiempo para arrojar piedras
y un tiempo para recogerlas,
un tiempo para abrazarse
y un tiempo para separarse;
un tiempo para buscar
y un tiempo para perder,
un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;
un tiempo para rasgar y un tiempo para coser,
un tiempo para callar y un tiempo para hablar;
un tiempo para amar y un tiempo para odiar,
un tiempo de guerra y un tiempo de paz.

Eclesiastés 3,1-8.


El Libro de Eclesiastés (griego εκκλησιαστης, Ekklesiastés, hebreo קֹהֶלֶת, Qohéleth, "eclesiasta", "asambleísta" o "congregacionista"), a veces conocido como el "Libro del Predicador", es un libro del Antiguo Testamento de la Biblia, y también del Tanaj, perteneciente al grupo de los denominados Libros Sapienciales, o de enseñanzas. En el Tanaj judío se ubica entre los Ketuvim (o los "escritos"). En el ordenamiento de la Biblia, Eclesiastés sigue a los Proverbios y precede al Cantar de los Cantares, mientras que en el Tanaj se encuentra entre estos dos mismos libros, pero en orden inverso: le antecede el Cantar de los Cantares, y le sucede el de Proverbios.

Fuente: https://es.wikiquote.org/wiki/Eclesiastés


(*)  Viene de un programa de televisión de finales de los años 90 llamado "Millenium". En él, el protagonista Frank Black forma parte de un grupo en las sombras llamado Grupo Millenium cuya razón de ser es preparar a la humanidad para sobrevivir un inevitable apocalisis futuro. En cierta parte de la saga se alcanza un punto crítico cuando se revela la existencia de dos facciones en pugna dentro del grupo. Los "Gallos" creían que la hecatombe estaba pronta a venir, mientras que los "Búhos", como dice la cita bajo el ouroboros, que "Aún está oscura la noche", es decir que aún resta para el cumplimiento de la profecía, representando un enfoque más racional frente a la otra facción más mística.

Fuente: Roosters and Owls

martes, 2 de mayo de 2017

Cave canem

[ Cuidado con el perro ]



La erupción del Vesubio en el año 79 destruyo la vivaz y jovial ciudad de Pompeya y paradójicamente conservó sus ruinas durante siglos. Entre las muchas cosas que impresionan destaca la imagen realista de un perro, enterrado por las cenizas, que no pudo escapar porque estaba atado con una cadena en la entrada de la casa de su dueño, Marcus Veronius Primus. Su cuerpo, como el de otros hombres y seres orgánicos, al descomponerse  dejó su molde que rellenado de yeso nos ha dejado esta dramática figura.


El perro es el primer animal domesticado por el hombre, el primero que convive con el hombre como atestiguan los yacimientos arqueológicos desde el Paleolítico. En todas las culturas de la Antigüedad está presente el perro, el fiel amigo del hombre, el único que reconoció a Odiseo, Ulises, cuando regresó a su palacio en Itaca. Los romanos tenían perros en sus casas. La imagen anterior lo evidencia, no menos que esta otra imagen en la que aparece un mosaico a la entrada (fauces en latín) con la figura de un perro y la inscripción "Cave Canem". 


Por lo demás, el perro resultó tan buen guardián de la propiedad, que en la mitología grecorromana lo hacen guardián de los Infiernos, del mundo inferior. Es el famoso Canis Cerberus, Cancerbero, de canis: perro y cerberus, del griego Κέρβερος (kérberos en latín): demonio del abismo, perro de tres cabezas  que impide la salida del Hades a quienes han finalizado su vida terrena.

La palabra “canis”  queda en castellano en los términos cultos o técnicos can, canino, cánido y canícula (período de máximo calor, relacionado con la aparición de  Sirio, una de las estrellas de la constelación de Canis Maior).

“Perro” en cambio es una palabra exclusivamente castellana de origen oscuro. Corominas piensa que es una onomatopeya que reproduce el sonido o gruñido del perro. Canis sí ha pasado al  francés chien,  al italiano cane, al gallego can y al portugués cão.

Fuente: Nihil Novum Sub Sole